Himno oficial
HIMNO DE LA FALLA

Com la flor del taronger
que en sa màgica blancor
va anunciant al món sencer
de València lo millor.
és la Comissió formal
de la Placeta Major
que en humor tradicional
d'esta Ciutat és fulgor.
VISCA ALZIRA, FALLERA IMMORTAL,
DE VALÈNCIA LA FILLA MAJOR.
I EN ESTROFES D'UN HIMNE TRIOMFAL
ENTONEM SES GLÒRIES
COBRINT-NOS D'HONOR.
I en il·lusió i alegria
farem falla de trellat,
que en satírica harmonia
ens dirà la veritat.
I entre esclafits de la traca,
música, rises i foc,
formarem una carcassa
que del cel parega joc.
VISCA ALZIRA, FALLERA IMMORTAL...



El circulo se cierra
Durante muchos años hemos publicado en nuestro llibret de Falla reproducciones de varias partituras y letras de nuestro himno.
Han sido varios los motivos para hacerlo: por un lado, la transmisión de este patrimonio tan importante de nuestra Comisión. La correcta transmisión, más bien, porque si os fijáis, por ejemplo, en la letra, os resultará muy difcil encontrar en un acto a dos falleros que lo canten de manera idéntica, palabra por palabra (hay un problema con el "fuego" y el "juego" que no se acaba de aclarar...). Y los esfuerzos han ido en esa dirección: cantemos el himno, sí, pero cantémoslo todos igual. Seguro que un poco hemos mejorado este aspecto.
Otro motivo está relacionado con una palabra que hemos utilizado un poquito más arriba: patrimonio. Porque seguramente, nuestro himno es uno de los más antiguos, sinó el más antiguo, de los que se cantan en las diversas comisiones que hay en Alzira. La primera noticia que tenemos de él es del año 1931 y es en el llibret de la Falla de la "Peña Cascabel" (precursora de las posteriores comisiones que han plantado falla en la Plaza), con letra de Filiberto Castillo y música de Juan Pellicer. Desde entonces la letra ha evolucionado, porque en un principio siempre iba relacionada con el monumento que se plantaba (los más mayores del pueblo aún la conocen como la "canción del negrito", porque un año el tema central de la falla era la figura de uno negro, tal vez inspirada en la película "El negro que tenía el alma blanca", que es de la época). Después empezó a escribirse ya como himno de la falla oficial aunque a veces se cambiaban palabras por los cambios de nombre de la Plaza y otras... no sabemos porqué. La cuestión es que el himno es totalmente original (en letra y en música), es muy nuestro y debemos sentirnos muy orgullosos de él, aunque al empezar a cantarlo muchas veces nos entre la vergüenza, sobretodo en el "ta-tarara-ta-ta" del principio...
Precisamente para evitar esta vergüenza, pensamos que lo mejor sería que en el momento de interpretarlo hubiese música de fondo para que nadie tuviera que dar el primer paso y, así, cantarlo al ritmo de la música, que es lo correcto.
Se hicieron varios intentos y desde aquí nuestro reconocimiento a todos aquellos que alguna vez lo probaron, ya que la cosa no era fácil, pero ninguno de ellos acabó de cuajar, a veces porque la música iba muy deprisa y otras, porque iba muy despacio e incluso, alguna vez en el casal, hemos contado con una orquesta que la ha tocado de manera bastante acertada. Pero el sentimiento general era de poco convencimiento (y esto, claro está, se nota en la cara de la gente al escuchar la música).
Y llegamos así al momento actual y a la incorporación a la Comisión de dos falleros "de categoría", que vienen poco pero para lo poco que vienen, vienen bastante, y digo esto porque los dos son músicos profesionales y por motivos de trabajo viven uno en San Javier (Murcia) y el otro en Villanueva de Gallego (Zaragoza). Se trata de Bernardo Pérez Pellicer y Fernando Parrilla Climent.
Gracias a la gestión de Bernardo con su sobrino Patri, contratamos a la charanga "LAkafrá", y la elección no pudo ser más acertada. Esta gente tiene muchas ganas de marcha y además se ha creado un buen ambiente entre los músicos y los falleros que hace que la fiesta sea mejor. La prueba es que en este ejercicio nos acompañarán en los pasacalles por tercer año consecutivo.
Por su parte, Fernando se llevó la partitura del himno hacia Zaragoza y aprovechando que la banda de música de la que es director en Villanueva de Gallego iba a grabar un CD, pidió permiso al Presidente de la misma y en un "kit-kat" durante una de las sesiones, se grabó también nuestro himno, por lo que le estamos muy agradecidos tanto al Presidente, D. Pedro Bueno, como a todos los músicos que participaron. El año pasado, en vísperas de fallas, Fernando trajo unas cuantas copias y al escucharlo me pareció que la falla había subido de categoría Especial a Súper-Especial...
Pero el Maestro Parrilla no se pudo quedar hasta la reunión de después de la "Cremá" (en Zaragoza me parece que no hacen fallas), así que entró el Maestro Pérez en acción y al acabar el pasacalles vespertino, repartió unas partituras a los miembros de "LAkafrá" y utilizando una cuchara (las batutas se nos haban acabado), los dirigió en un pequeño ensayo (que quedó bastante bien) en el casal de la falla, conocido como Cau del Cacau.
En vista del éxito, antes de la reunión del día 19 de Marzo, Bernardo repartió partituras con la letra por las mesas (las dejaba entre la taza de chocolate y la ensaimada), y al acabar la reunión, la charanga subió al escenario y después de hacer su "show" interpretó el himno mientras los falleros (agotados, pero de pie) lo cantábamos con la misma "ilusión y alegría" que la primera vez (y es que, en realidad, así era).
De nuevo teníamos himno. El círculo se había cerrado.

ALBERT PRIMO NOGUÉS